Restauración de un Arpa de orquesta de 46 cuerdas

By 23 febrero, 2018arpa, Luthier, Restauración

Proceso de restauración de esta Arpa de Orquesta de 46 cuerdas.

Esta Arpa se llevó un fuerte golpe durante un desplazamiento, dejando la madera de la caja armónica deformada.

Iré actualizando el proceso de restauración de esta bonita arpa de orquesta de 46 cuerdas. El proceso ha sido largo y laborioso.

Estado previo del arpa. Presentaba daños bastante significativos. El bastidor sobre el que descansa la caja armónica estaba deformado.

El primer paso es desmontar el arpa para poder abrir la caja armónica y acceder al interior de la misma. Aquí, el proceso más delicado ha sido desencolar los embellecedores que ocultaban los tornillos de unión de la tapa de arce y de abeto.

Una vez abierta la caja armónica del Arpa, me encontré con que la zona afectada por el golpe ya había sido arreglada previamente, aplicándole masilla y cola para mantener juntos los pedazos sueltos de las láminas de arce.

Lo primero es enderezar los bastidores con el uso de guías rectas y gatos para ejercer presión controlada hasta llevar a su lugar la madera.

Después toca montar unas guías de madera que harán las veces de refuerzos de los bastidores.

Procedemos a corregir y reforzar las fisuras presentes en la tapa de abeto. Para ello vamos a usar lienzo de lino crudo en vez de madera, con lo que evitaremos aumentar la masa de la tapa, y alterando así la sonoridad del Arpa.

Ahora nos ocuparemos de recuperar y encolar todos los trozos y secciones de madera de arce desdencolados. Es casi un trabajo más parecido a hacer un puzzle que otra cosa. Debido a que la madera curvada de la caja armónica, tiende a volver a enderezarse, poniéndose rígida, hay que ir aplicando presión constante durante el proceso de encolado. Para ello, como si de un bosque de agujas se tratase, hay que ayudarse de clamps y sargentos que mantenga las láminas de madera de arce en su sitio durante el proceso de secado de la cola. En estos procesos, me gusta echar mano de film trasparente y calor, para envolver las piezas encoladas con film, haciendo que la cola penetre más profundamente en todos los recovecos de la madera.

Este es el resultado final después del puzzle. Pero como sospechábamos, se ha hecho más que evidente la ausencia de piezas del cuerpo de la caja armónica. Son zonas que no están, han desaparecido, y no pueden recuperarse. Para solucionarlo habrá que hacer un parche de madera con la que sustituir la sección radial donde no hay madera.

Para empezar habrá que hacer un contra molde de escayola con el que poder hacer después presión manteniendo la forma cóncava de la caja armónica.

Comenzamos la parte mas laboriosa y lenta de todo el proceso de restauración: Recuperar las partes perdidas de madera. Para ello, tenemos que curvar retales de madera de arce y recortarlos con la forma perfecta del hueco donde lo injertaremos. Toda una labor artesanal de paciencia!!!

Este es el resultado una vez injertadas las piezas de madera para reemplazar las piezas que faltaban.

Aspecto final de la restauración de este arpa de 46 cuerdas de orquesta.